10 Cosas (no materiales) que Darle a los Hijos para que Sean Adultos Exitosos

10 cosas que darle a los hijos para que sean adultos exitosos

Checa si te olvidas de darles a tus hijos alguna de estas cosas (no materiales).

Piensa en alguien que te hizo creer en ti mismo, alguien que vio más en ti de lo que creías que era posible, ya sean tus padres, tíos, abuelos o amigos. 

¿Cómo te inspiraron a dejar de conformarte y comenzar a buscar lo que es posible?

Si lo piensas un poco, podrás ver que dieron. Ellos dieron y generosamente. Te dieron desinteresadamente. Y no esperaban absolutamente nada a cambio. En cambio, te ayudaron porque les hizo felices de verte triunfar.

Eso es lo que hacen los grandes padres. Quieren que sus hijos sean exitosos y a la vez felices.

Es por eso que los grandes padres hacen lo siguiente ...

1. Brindarles felicitaciones constantes. Todos hacen algo bien. Es por eso que todos merecemos alguna felicitación y aprecio.

Es fácil reconocer a las personas que hacen grandes cosas: hacen grandes cosas. (Por supuesto, es muy posible que los elogios constantes sean una de las razones por las que se han vuelto geniales). Es mucho más difícil encontrar razones para elogiar a un niño que simplemente cumple con sus expectativas.

Pero es por eso que es tan importante intentarlo. Algunas palabras de reconocimiento, especialmente cuando ese reconocimiento se da públicamente, podría ser solo el empujón que tu hijo necesita.

Intenta ver lo bueno en los niños, y no solo en los tuyos, antes de que lo vean en sí mismos. Tal vez solo les proporciones esa chispa necesaria que les ayudará a alcanzar su verdadero potencial.

2. Mostrar una paciencia extraordinaria. Mostrar paciencia es una excelente manera de que las personas sepan que realmente nos importan. Mostrar paciencia y expresar una confianza genuina es una manera extraordinaria de hacerles saber a nuestros niños que realmente creemos en ellos.

Mostrar paciencia es un regalo genuino, porque al final, mostrarles paciencia les demuestra cuánto nos importan.

3. Son rápidos para perdonar. Cuando un niño comete un error, especialmente un gran error, es fácil comenzar a verlo a él o ella desde la perspectiva de ese error. (Yo creo que casi todos como padres lo hemos hecho).

Pero un error, o una debilidad, es solo una parte de la persona completa.

¿Quieres ser un gran padre? Retrocede, deja de lado el error y piensa en tu niña o niño como un todo. Ver a cualquier persona a través de la lente de un solo incidente puede afectar para siempre la forma en que trata a esa persona.

Perdonar puede ser divino, pero olvidar puede ser aún más divino.

4. Prestan atención ... pero también les brindan su privacidad. Todos el mundo comparte, todos le dan "me gusta" y twitean. Nuestras vidas se han convertido cada vez más en libros abiertos, y hemos empezado a sentir que tenemos derecho a saber más sobre los demás que nunca.

Incluso cuando tus hijos están preocupados, a veces tu no tienes derecho a saber. Y a menudo no lo necesitas saber. Es por eso que a veces el mejor regalo que puedes hacerles es el regalo de la privacidad, sin preguntar, sin entrometerse y, sin embargo siempre disponible, siempre y cuando tu hijo quiera o necesite compartirlo.

Respeta la privacidad de tus hijos y ayúdalos a proteger su privacidad. No es necesario saber para cuidar.

5. Están felices de pedir ayuda. Cuando pides ayuda, especialmente a tus hijos, suceden algunas cosas impresionantes. De manera implícita, estás demostrando que respetas a la persona que te brinda la ayuda. Muestras que respetas la experiencia, la habilidad y la percepción de esa persona en particular. Y demuestras que confías en esa otra persona, ya que al pedir ayuda, te has vuelto vulnerable.

Pide ayuda a tus hijos. Sentirán automáticamente una mayor autoestima, auto-respeto y valor propio, porque han recibido uno de los mejores regalos de todos: saber que hicieron una diferencia en la vida de otra persona - la tuya.

6. Dan las oportunidades correctas. En el mundo del trabajo, cada trabajo tiene el potencial de conducir a cosas más grandes. Toda persona tiene el potencial, tanto profesional como personal, para lograr cosas mejores.

Eso también es cierto para tus hijos. Tómate el tiempo para ayudarlos a desarrollar las habilidades que algún día puedan querer usar. Tómate el tiempo para ayudarlos a encontrar y aprovechar las oportunidades.

Ayuda a sus hijos a trabajar en pos de sus sueños y cuando puedas, ayúdalos a abrir puertas que de otro modo permanecerían cerradas.

O mejor aún, muéstrales cómo abrir esas puertas.

7. Proporcione libertad y responsabilidad. Eres un padre o madre. Tu estableces reglas y pautas en tu familia. Tu estableces las expectativas (deberías!) - ese es tu trabajo.

Aún así, llegar a sentir la satisfacción personal está basado en gran medida en la autonomía y la independencia. Los niños, y los adultos, se preocupan más cuando algo es "suyo". Se preocupan más cuando sienten que tienen la responsabilidad y la autoridad no solo de hacer lo que se les dice, sino de hacer lo que creen que es correcto. 

Permite que tus hijos conviertan el dicho "tener que" en "querer hacer", porque eso transforma una tarea en algo mucho más significativo: una expresión exterior de sus habilidades, talentos y experiencias.

Después de todo, ese es el tipo de trabajo que quisieras que tus hijos tengan algún día, entonces ¿por que no deberías comenzar a prepararlos en ese escenario desde ahora?

8. Dar un poco de amor duro. No somos perfectos. Ni yo ni tu ni nadie lo es. Todos queremos ser mejores que nosotros mismos. Sin embargo, todos caen en los hábitos, caen en patrones, desarrollan puntos ciegos, por lo que todos necesitamos de vez en cuando comentarios constructivos. Todos necesitamos consejos, orientación y a veces, un pequeño empujón.

Es relativamente fácil hacer comentarios cuando nuestros niños cometen errores. Es relativamente fácil hacer comentarios únicos cuando han utilizado el juicio equivocado.

Es mucho más difícil decir: "Sé que eres capaz de mucho más".

Piensa en un momento de tu vida en que alguien te dijo lo que menos querías escuchar, y sin embargo, la mayoría de nosotros lo necesitaba escuchar. Nunca olvidaste lo que dijeron. Cambió tu vida.

Ve a cambiar la vida de tu hijo.

9. Proporcionar respeto, y con ello, dignidad. A veces tus hijos se equivocan. A veces se equivocan a lo grande!

Sin embargo, sin importar lo que hayan hecho, todavía merecen ser tratados con respeto. El sarcasmo, los ojos en blanco y los comentarios mordaces destruyen el respeto propio de un niño.

Permíteles mantener un sentido de dignidad en las peores circunstancias. Después de todo, es posible que tengas que disciplinar a sus hijos, pero nunca, nunca deberás degradarlos o humillarlos.

10. Dar un sentido de propósito.  La realización a menudo llega a perderse en ser parte de algo mucho más grande. A todos nos encanta sentir ese especial sentido del trabajo en equipo y la unión que convierte una tarea en algo mayor, que convierte a un grupo de individuos en una familia.

Ofrece a tus hijos un sentido de propósito. Ayúdalos a que les importe, dándoles una razón por las que debe importarles.

Todos buscamos un sentido de significado. Ayuda a tus hijos a encontrar ese significado y se irán a la cama por la noche sintiendo una mayor sensación de satisfacción y autoestima.

Ese es uno de los mejores regalos que cualquier padre le puede dar a su hijo o hija.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario